El preescolar del Colegio Granadino es un lugar en el que una vez entras nunca vas a querer salir. Es un espacio mágico donde todos los días se cuenta una historia, donde los personajes son niños felices que aprenden jugando, y comparten cada minuto con personas maravillosas que son más que docentes, son seres únicos y realmente especiales que buscan lo mejor para cada uno de ellos, y gracias a las creativas y espectaculares experiencias ayudan a su formación integral. Con muchas provocaciones buscan conocer los intereses de cada grupo y llegar a un proyecto, que termina siendo un cuento de nunca acabar, donde su final es siempre una creación, pues como Preescolar no sólo buscamos que aprendan sobre temas interesantes, sino que con lo que aprendan e investiguen puedan crear cosas nuevas, experimenten y se diviertan. Y es acá donde la escucha juega un papel fundamental, ya que es la manera de aprender a reconocer los 100 lenguajes y las infinitas formas de pensamiento y acción de los niños.

 

Nos inspiramos en la filosofía Reggio Emilia y hoy en día seguimos convencidos de que es una de las mejores propuestas educativas para la primera infancia, ya que ve al niño como un ser potente, activo, visible, con múltiples capacidades y potencialidades.

 

La prioridad en nuestra sección es el desarrollo emocional de nuestros niños, donde les damos la posibilidad de vivir y sentir cada etapa que van pasando, pero también sabemos que es fundamental el desarrollo cognitivo, por eso trabajamos a la luz de un currículo que está pensado y diseñado para garantizar aprendizajes significativos, y siempre nos acompañan los valores del colegio y los vivimos como súper poderes que están acompañados de capas de colores.

 

Apenas se abre la puerta de uno de los talleres se puede conocer a fondo los intereses de los niños del grupo, su proyecto, y las documentaciones son donde se hacen visible los pensamientos.

 

Son muchos elementos los que acompañan este maravilloso lugar que nos hace únicos en nuestra ciudad, entre ellos:

  • Todo nuestro programa como se mencionó anteriormente, está basado en la filosofía Reggio Emilia.
  • Contamos con un atelier que cumple con todas las expectativas y que desarrolla no solo la parte artística sino que favorece la experimentación, la investigación, la creatividad y la manipulación de diferentes materiales. Es en este lugar donde toman un papel muy importante el material de reciclaje y de reúso.
  • Somos expertos en el desarrollo para poder respetar los ritmos de cada niño y acompañarlo en su proceso de crecimiento y maduración.
  • Tenemos un currículo que da la pauta de lo que se debe enseñar en cada nivel y está completamente alineado desde K1 hasta 12.
  • Las planeaciones llevan un hilo conductor del proyecto, se tiene en cuenta el currículo y la escala de desarrollo, y estas se dan a través de actividades lúdicas y experiencias enriquecedoras.
  • Diariamente hacemos asambleas con canciones en inglés y español que promueven las relaciones con el otro, el seguimiento de instrucciones, el vocabulario, la ubicación espacio-temporal, la memoria, el aprendizaje de conceptos, la anticipación, el lenguaje y el bilingüismo.
  • Favorecemos el bilingüismo desde K1, ya que aprender un segundo idioma desde muy pequeños trae múltiples beneficios y como lo dice Ruth Gurd, Directora de British Nursery, “los niños tienen su mayor capacidad de aprendizaje desde una edad temprana. Al introducir una segunda lengua en los primeros años de la vida de un niño se maximiza su voluntad y capacidad de aprendizaje. Cuando aprendemos una lengua como un adulto, traducimos de la lengua materna al nuevo lenguaje, en cambio al aprender desde niños se absorbe el lenguaje y las frases de la misma manera como lo hacemos en nuestra lengua materna. Es adquisición del lenguaje, no traducción. Además, cuanto antes aprendemos una lengua, más fácil es adoptar el acento nativo. Si adquirimos una segunda lengua como un niño es más probable pronunciar las palabras y hablar el idioma como si fuéramos un hablante nativo”
  • Promovemos el aprendizaje a través de rincones (espacios de juego), donde se fortalece la motricidad fina, el desarrollo cognitivo, el trazo y el juego de roles, estos se planean de acuerdo a los intereses de los niños. Algunos beneficios de trabajar bajo esta modalidad son: Favorecer la autonomía, la responsabilidad (con el trabajo, el material y con los otros amigos), el respeto de turnos, el autocontrol, la frustración, el compartir, la socialización, la resolución de problemas, la capacidad de decisión. Además, fortalecen los dispositivos básicos de aprendizaje (motivación, percepción, concentración, atención y memoria)
  • Se llevan a cabo rutinas de pensamiento que propone el Proyecto Zero de Harvard con el fin de desarrollar en los niños la resolución de problemas, la toma de decisiones de manera efectiva, el juicio crítico, el pensamiento creativo, el que apliquen los conocimientos en la vida diaria, y aprender a evaluar y a usar la información, respeten los puntos de vista, y sepan comparar, analizar y sintetizarla.
  • Hacemos permanentemente observaciones de los niños para potenciar habilidades y apoyarlos en aspectos que lo necesiten, por lo que nuestros reportes son personalizados y creamos un programa en K4 y K5 llamado Fun Day para apoyar a los niños a través de juegos y rincones.
  • Recibimos a los niños desde los 3 meses en el programa de estimulación y desde muy pequeños los acompañamos a ellos y a sus familias en su desarrollo.
  • Basamos nuestra manera de enseñar en Disciplina Positiva para preescolares de Jane Nelsen, Cheryl Erwin y Roslyn Ann DUff, ya que queremos formar niños responsables, respetuosos y competentes. Donde las piezas fundamentales incluyen: El respeto mutuo, el entender la creencia detrás del comportamiento, la comunicación efectiva, el comprender el mundo del niño, una disciplina que enseñe, enfocarse en la solución en lugar del castigo, el aliento y sobre todo en: Los niños se comportan bien cuando se sienten bien.
  • Y no menos importante, apoyamos a las familias en su proceso de formación como padres, con talleres a cargo de la principal, consejera, learning support y personas invitadas con el fin de dar herramientas en diferentes temas.

 

Al pasar por nuestra sección esperamos dejar una huella en los corazones de cada niño y familia, y siempre agradecemos habernos dejado ser parte de la formación de niños felices, buenos seres humanos, independientes, creativos, empáticos, altruistas, generosos, con pensamiento crítico y con capacidad para resolver problemas y usar la información que aprenden día a día.

 

Agradezco a cada una de las personas que hacen parte de nuestro equipo, gracias al compromiso constante y amor por su profesión podemos lograr día a día juntos nuestro propósito como sección y Colegio y garantizarle a las familias lo mejor para sus hijos. A las familias, gracias por confiar en nosotros y prestarnos por este tiempo sus más valiosos tesoros.

 

All of this is a great forest. Inside the forest is the child. The forest is beautiful, fascinating, green, and full of hopes; there are no paths. Although it isn`t easy, we have to make our own paths, as teachers and children and families, in the forest. Sometimes we find ourselves together within the forest, sometimes we may get lost from each other, sometimes we’ll greet each other from far away across the forest; but its living together in this forest that is important. And this living together is not easy».

Loris Malaguzzi (1994)