HISTORIA

En 1979, María Mercedes Londoño de Gutiérrez nacida en Cali, junto con la educadora estadounidense Joanne Smith Barrett y un grupo de padres de familia Manizalitas aventureros y visionarios del futuro, iniciaron una investigación sobre la posibilidad de crear un colegio bilingüe de la misma línea de otros colegios Americanos Internacionales exitosos del país. Su sueño era proporcionar a sus hijos educación de alta calidad en Inglés-Español que estuviera a la vanguardia de la filosofía actual social y educativa. Al decidir ser un colegio basado en la comunidad, no confesional, ofreciendo servicio de transporte escolar y restaurante, y a su vez proporcionando una educación integral y bilingüe, los puso a la vanguardia de la práctica educativa en la ciudad y el departamento desde el principio.

En noviembre de 1980 se celebró la primera reunión oficial, y la Asociación Colegio Granadino fue fundada, sus integrantes siendo las familias que habían empezado y habían sido atraídas por un ideal educativo progresista. El primer equipo administrativo de la Asociación estuvo constituido por el Dr. Alix Saffon, abogado de Manizales, conformando la constitución legal de la asociación, Joanne Smith Barrett, como directora académica del colegio, Marujita Escobar, como Directora General y María Mercedes Londoño de Gutiérrez como la Director Ejecutiva.

Gracias a los esfuerzos incansables y el compromiso continuo de María Mercedes, Joanne y este grupo de padres dedicados, y con la dirección del Dr. Martin Felton (director del Colegio Bolívar de Cali), el desarrollo del plan de estudios y políticas internas se inició y el proyecto se ejecutó rápidamente. El Colegio Granadino abrió sus puertas el 09 de febrero de 1981 con 45 alumnos en las clases de Kinder 4 y Kinder 5. Un grado adicional se abrió por cada año subsiguiente hasta que el programa completo de K4 a grado 12 se completó.

Aunque el Colegio comenzó en una casa reformada en Palogrande, pronto superó la capacidad de su primera locación. En diciembre de 1982, los fundadores compraron un lote de 50.000 m2 en la zona rural de La Florida, una vez más estando a la vanguardia como el primer colegio en tomar el riesgo de desplazarse a las afueras de la ciudad. El 6 de febrero de 1984, el Colegio Granadino abrió las puertas de su ubicación actual, con clases iniciando en la zona reformada de los establos y en la “Casa Roja” original de la finca, un edificio que sigue siendo el símbolo icónico de carácter y la historia del Colegio. Con 153 estudiantes e instalaciones construidas con posibilidad de expansión, ahora el Colegio era capaz de cumplir plenamente su misión de proporcionar una educación holística y bilingüe enfocada en el crecimiento social, emocional, físico, espiritual, ético y académico de sus estudiantes.

Es en este sitio actual que el Colegio ha seguido creciendo y prosperando, siempre buscando la próxima frontera de la educación en beneficio de sus estudiantes y la comunidad. Las instalaciones han seguido creciendo y ahora cuenta con 5 secciones (Jardín, Preescolar, Primaria, Middle y High School) las cuales están constituidas por: 53 salones (incluidos 3 de arte, 2 de música y 1 de teatro), 96 baños, 12 oficinas, 2 auditorios, 1 coliseo menor, 1 biblioteca, 3 laboratorios de computadores, 4 laboratorios de ciencias (biología, física, química y ciencias), 1 restaurante y/o salón múltiple, 1 cafetería para staff, 1 Coliseo Mayor (3 canchas múltiples), 3 canchas de futbol, 1 cancha de tenis, 1 pista de bicicrós, 1 cancha múltiple, 2 secciones de juegos infantiles, 1 gimnasio callejero, gran variedad de zonas verdes y la casa roja, la cual actualmente alberga las oficinas administrativas del Colegio.

Este crecimiento en instalaciones, naturalmente, ha sido en respuesta al cambio y el crecimiento en el programa del colegio. En 1987, el Colegio Granadino se convirtió en el primer colegio de la ciudad en cambiarse al calendario B en respuesta a las necesidades académicas y de contratación, con más de 20 profesores extranjeros en el personal y la creciente evidencia de la eficacia del calendario alternativo. En el 2001, se convirtió en el primer Colegio en el Eje Cafetero en recibir la acreditación de la Southern Association of Colleges and Schools fuera de los EE.UU., un paso que no sólo aseguró la mejora continua del programa educativo del colegio, sino que también ofreció a sus estudiantes graduandos el diploma Americano de High School además de su Bachillerato Colombiano. Como complemento, en 2006, la certificación ISO 9001 también se completó, asegurando el funcionamiento eficaz del colegio. El 9 de agosto de 2007, el último paso en el crecimiento de los programas del colegio se hizo con la construcción del Granadino Jardín Infantil, instalaciones construidas bajo los parámetros de Reggio Emilia para la educación de niños de 1 a 3 años de edad, respondiendo a la necesidad de padres jóvenes profesionales de Manizales para el cuidado físico, emocional e intelectual de sus hijos. Con este último paso, el colegio ahora cumple con las necesidades educativas de las familias en todas las fases de la educación pre-universitaria, contando con un programa que se ha clasificado Muy Superior, siendo constantemente el número uno en Manizales y Caldas, y alcanzando posiciones tan altas como el puesto 65 º en el país de acuerdo al ICFES, exámenes Prueba Saber.

A medida que el Colegio Granadino avanza hacia el siglo 21, no hay duda de que su historia seguirá influyendo su futuro. Como Colegio basado en la comunidad, la excelencia y el esfuerzo continuo para estar a la vanguardia de la educación, vamos a seguir buscando la mejor educación y formación posible para nuestros estudiantes, preparándolos no sólo para el mundo de hoy, sino para el mundo del mañana. El atletismo, las artes, el liderazgo, el carácter y un estilo de vida saludable seguirán siendo nuestro enfoque, incorporando las herramientas y necesidades (a medida que aparezcan) de un mundo en constante cambio. El programa de tabletas “INNOVA One-to-One” simplemente da inicio al siguiente paso en la constante evolución de nuestro programa, y esperamos un futuro que pueda hacer honor a nuestro pasado.